Te Interesa

Glifosato, “La OMS dice que existen pruebas científicas suficientes para plantear la toxicidad de este producto” asegura Verzeñassi

Damián Verzeñassi es director del Instituto de Salud Socioambiental de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), es también Profesor Titular y Responsable Académico del Ciclo Práctica Final de la Carrera de Medicina en el que se enmarcan las prácticas que dan un perfil epidemiológico de cada lugar que visitan, denominadas campamentos sanitarios.

En una entrevista Verzeñassi habló sobre la incidencia de esta norma y sus beneficios. Además, explicó que no es su opinión personal el daño que provocan los herbicidas, sino que es la Organización Mundial de la Salud la que lo consideró probablemente cancerígenos.

¿Qué opinión tenés sobre este modelo productivo, el uso de herbicidas y su daños colaterales?

“En realidad yo no tengo una opinión personal sobre el herbicida, es la OMS a través de su agencia especializada en investigación de cáncer la que ha dicho que este es un producto probablemente cancerígeno en humanos y ya comprobado cancerígeno en animales. Se clasifica como probablemente cancerígeno en humanos, porque no hay pruebas de que haya generado cáncer en asociación con humanos, sino que las pruebas son pocas, esto según el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer. Pero esto quiere decir claramente que no estamos ante un producto inocuo, como nos quisieron hacer creer en los últimos 20 años cuando se instaló en nuestro país la producción de eventos transgénicos resistentes al glifosato que generó un incremento del 800% en el uso de agrotóxicos”.

¿Entonces eso de que no existen trabajos científicos que avalen la toxicidad es falso?

“La OMS a través de un grupo de estudios científicos dice que existen pruebas científicas suficientes para plantear la toxicidad de este producto. Además hay un juez de EEUU en California que difundió a principio del 2017 lo que se conoció como los Monsanto Pappers, una serie de documentos internos donde se demuestra que la empresa sabía de la toxicidad de nivel dos de su producto estrella que es el glifosato. Aun así financió a un grupo de personas para que aparezcan como científicos independientes, firmando publicaciones científicas fraguadas para poder sostener esta falacia de la inocuidad de sus productos. Entonces no es una opinión que yo tenga, esto es lo que dice la ciencia a nivel internacional.”

Sobre los campamentos sanitarios ¿Qué es lo que entraron en esas experiencias, hay relación con la aplicación de herbicidas y la aparición o incremento de las enfermedades en esas localidades?

“Lo que si podemos decir que en las localidades donde hemos estado recorriendo desde el año 2010, hemos encontrado un incremento en la incidencia en los nuevos casos de cáncer, cuando hablo de cáncer hablo de leucemias y linfomas. En los últimos años, con un pico muy importante en el último quinquenio, el incremento de este tipo de patologías se corresponde en el tiempo de la instalación en estas localidades del modelo de producción transgénico dependiente de venenos, fundamentalmente con el glifosato. Nosotros tenemos evidencia epidemiológica de un incremento en los diagnósticos de enfermedades oncohematologicas, al mismo tiempo, un diagnostico de abortos espontáneos y mal formaciones congénitas con un fuerte avance de enfermedades endocrinas como el hipotiroidismo”.

¿Qué crees que se debe hacer?¿Cuál es el cambio necesario?

“Nosotros lo que entendemos es que se debe hacer es un cambio en el modelo de producción. Lo de la prohibición del glifosato es un buen primer paso, pero no es suficiente. Es un buen primer paso para empezar a plantear un modelo de producción que no dependa de venenos para generar alimento. Algo que tiene veneno en su composición no puede ser un alimento nunca porque va a envenenar en vez de a nutrir. Lo que hoy estamos teniendo, son trabajos científicos que han encontrado la presencia de metabolitos, incluso de principios activos de los productos químicos que se usan en la producción de commodities o en la producción de frutas y verduras que son dañinos para la salud. Esto trasforma esos elementos que consideramos alimentos, en trasmisores de enfermedades, o al menos, en vectores para la generación de enfermedades”.

Uno de los recursos que utilizan los defensores del glifosato es que en Europa dieron una prorroga de cinco años para su uso de esta forma justifican su inocuidad.
“En Europa la discusión no era si se extendía o no, se extendía 25 años y el acuerdo fue sólo cinco años para garantizar terminar el proceso de transición. Francia planteó que en tres años prohibirá totalmente en todo su territorio el uso de este producto. Alemania estuvo totalmente presionada por la industria química, por lo que no pudo ni siquiera votar a favor de la prorroga, tuvo que obtenerse para poder garantizar que la industria gane, pero a medias, ya que fueron sólo cinco años cuando pretendían veinticinco”.

Y si en otros países se toman estas medidas ¿Por qué en Argentina se ningunea el debate?

“Yo creo que hay que empezar a pensar que en California todos los productos que tienen el principio activo del glifosato están siendo etiquetados por la orden de un juez como cancerígenos y nosotros seguimos diciendo que es de baja toxicidad. O nosotros tenemos una genética muy especial o alguien de las autoridades de aplicación no está haciendo bien su trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *